Etiquetas

, , ,

81P692KfVsL

Título
Esbozo de una Teoría General de la Magia

Autor
MAUSS, Marcel

Año
1979 [1902-1903]

Impresor
Madrid: Tecnos

Referencia
MAUSS, Marcel (2002). Esbozo de una Teoría General de la Magia. Madrid: Tecnos.

Enlace de Descarga:
Fuente: Monoskop.org, aquí.

Cap I Historia y Fuentes:

Hace ya tiempo que la magia es objeto de especulación, pero la de los antiguos filósofos, la de los alquimistas y la de los teólogos, al ser pura­mente prácticas, pertenecen a la historia de la magia y no forman parte de la historia de los trabajos científicos a que ha dado lugar nuestro tema. La lista de ástos comienza con los escritos de los hermanos Grimm, que inauguran una larga serie de investigaciones, entre las que debe quedar incluido nuestro trabajo.

Existen ya muchas monografías sobre la mayor parte de las clases importantes de hechos mágicos, coleccionados unas veces desde un punto de vista histórico, y otras desde un punto de vista lógico, habiéndose creado así muy amplios repertorios. Por otra parte, se ha adquirido un gran número de nociones entre las que se encuentran la de supervivencia y la de simpatía.

Nuestros antecesores directos son los estudiosos de la escuela antro­pológica, que han permitido la creación de una teoría suficientemente coherente de la magia. Tylor toca el tema en dos ocasiones en su Civilisation primitive: primeramente relaciona la demonología mágica con el animismo primitivo, y en su segundo volumen es uno de los primeros en hablar de magia simpática, es decir, de ritos mágicos que proceden con­ forme a las que se conocen como leyes de simpatía: del mismo al mismo, del que está próximo al que está próximo, de la imagen a la cosa, de una parte al todo. Su objeto es, sobre todo, dar a conocer que, en nuestras sociedades, forman parte del sistema de supervivencias. En realidad, Tylor explica la magia sólo en la medida en que el animismo forma parte de ella. De igual forma Wilken y Siydney Hartland estudiaron la magia; el uno, a propósito del animismo y del shamanismo, y el otro, a propósito de la garantía de vida, asimilando como relaciones simpáticas las que se dan entre el hombre y la cosa o el ser a que dedica su vida.

Frazer y Lehmann elaboran auténticas teorías. La teoría de Frazer, tal y como queda expuesta en la segunda edición de su Rameau d’or, es para nosotros la más clara expresión de una tradición a la que han contribuido, además de Tylor, sir AJfred Lyali, Jevons, Lang y también Oldenberg. A pesar de las divergencias de opiniones, todos estos autores están de acuerdo en hacer de la magia una ciencia anterior a las demás ciencias; ya que este acuerdo arranca de la teoría de Frazer, hablaremos de ella en primer lugar. Para Frazer son mágicas las prácticas destinadas a producir determinados efectos por medio de la aplicación de las dos leyes que se conocen como leyes de simpatía: la ley de la similaridad y la ley de la contigüidad que él formula de la manera siguiente: «Lo semejante produce semejanza; las cosas que han estado en contacto y han dejado de estarlo continuúan actuando las unas sobre las otras, como si el contacto persis­tiera.» De este modo, la definición elaborada por la escuela antropológica tiende a absorber la magia dentro de la magia simpática. Las fórmulas de Frazer son categóricas a este respecto, no permiten dudas ni excepciones: puesto que la simpatía es la característica suficiente y necesaria de la magia, todos los ritos mágicos son simpáticos y todos los ritos simpáticos son mágicos. Está admitido que de hecho los magos practican ritos semejantes a las oraciones y sacrificios religiosos, cuando no son su copia o parodia; está admitido también que los sacerdotes en muchas sociedades tienen una notable predisposición al ejercicio de la magia, pero estos hechos, creemos, son testimonio de una usurpación reciente, por tanto no hay que tenerla en cuenta en la definición, ya que ésta sólo debe tener en consideración la magia pura.

(sigue)

Anuncios