Etiquetas

,

Centro Chamánico de América del Sur
por Tiberio Petro-León
Octubre 1997

af_chavin_c_3902-2-1024x552
> Imagen del documental “El teatro del Más Allá: Chavín de Huántar”, dirigido por el español José Manuel Novoa basado en las teorías del equipo de investigación arqueológica de la Universidad de Stanford liderado por John W. Rick. Estas teorías están basadas en las premisas “del culto manipulador fundado en el terror” consideradas erróneas por varios arqueólogos y por el autor de este artículo Tiberio Petro-León. Fuente de la imagen: Artes y Cosas.

Los arqueólogos han aceptado las premisas: “Chavín de Huantar fue un centro ceremonial cultista de rituales mágico religiosos“, así como “una sociedad teocrática fundada en el terror para el sometimiento del pueblo“, llegando a afirmar hasta que “… en Chavín realizaban cruentos sacrificios humanos para bañar de sangre el monolito llamado Lanzón“. Se dice que los “personajes” grabados en las piedras son “divinidades“, “el dios Lanzón” y “monstruos“. Afirman que los “espacios interiores” dentro de las edificaciones, ubicados en diferentes niveles son pasajes, cámaras, ductos de ventilación, son “galerías subterráneas“. Todas estas premisas los ha llevado a un lugar en la nada y lo más grave aún, sin salida. Pues éstas son afirmaciones lanzadas sin contar con las evidencias correspondientes, ni demostraciones, ni basadas en teorías comprobadas que sólo repiten al “Magister dixit” sin cuestionamientos. Con ello, los arqueólogos no están haciendo estudios, ni investigaciones sistemáticas de la “iconografía” grabada en la lítica Chavín. Por lo tanto, no han desarrollado el análisis y estudio de los diseños que componen cada una de las piedras grabadas, ni la relación existente entre ellas, limitándose a ponerles sobrenombres con objetivos simples de identificación, algunos ejemplos: “Estela Raimondi”, “Estela de Yauya”, “Lanzón”, “Pisco runa puma simi”, “Obelisco Tello”, Columnas grabadas”, “Cabezas clavas”, etc. Pero, estos sobrenombres no se identifican con la realidad antigua y, a veces, ni siquiera con el propio contenido “iconográfico”. Por estas razones los arqueólogos actualmente no son capaces de interpretar una “simbología Chavín” existente, desarrollando una lamentable pseudociencia en torno a ella, muy alejada de la comprensión de lo simbolizado en los grabados chavines a los que consideran como elementos meramente “decorativos”. Ciencia es: “Conocimiento exacto y razonado de ciertas cosas: Conjunto de conocimientos fundados en el estudio“, sinónimo: “Saber“.

Francisco_José_de_Goya_y_Lucientes_-_The_sleep_of_reason_produces_monsters_(No._43),_from_Los_Caprichos_-_Google_Art_Project
> Grabado del español Francisco de Goya titulado «El sueño de la razón produce monstruos», con la siguiente explicación en la estampa del manuscrito del Museo del Prado: “la fantasía abandonada de la razón produce monstruos imposibles [la pseudociencia mencionada por el autor del artículo]; unida con ella es madre de las artes y origen de las maravillas [el arte Chavin admirado por Pablo Picasso]. Fuente de la imagen: Wikipedia.

Se dice que los personajes grabados en Chavín de Huantar, son “divinidades”, y “dioses” porque se ha considerado a Chavín como un lugar de “rituals mágicos religiosos”. Pero, desde mi punto de vista, basado en estudios de la simbología Chavín, en estos grabados se encuentra sugerido un pensamiento metafísico antiguo superior, que no unicamente se refleja en símbolos grabados en las piedras graníticas, calizas y volcánicas, sino también en la estructura, diseño y distribución de sus edificaciones. Los Chavín, no sugirieron “divinidades”, “dioses”, ni “monstruos”.

En las ruinas de Chavín de Huantar se encuentran las bases de principios universales elaborados con una lógica admirable. Fundamentalmente muestran tres principios, poderes, o fuerzas, con los cuales sugieren tres aspectos de la “Unidad”, entendiénsoe “Unidad”, como “El Todo”, pues se consideraron parte del “Universo” al igual que nosotros.

Observemos los “personajes” grabados en la lítica Chavín. Ellos se encuentran “investidos” con los “atributos”, de tres símbolos, siendo ellos: “el AVE RAPAZ, el FELINO y la SERPIENTE“. El águila sugiere el poder: aire/espacio/cielo; el felino la fuerza: fuego/tierra; y la serpiente, la sabiduría y conocimiento: agua /tierra.

En los “personajes” se observa en los ojos el iris excéntrico hacia arriba, y tres garras en las manos simbolizan al águila ARPÍA. Las serpientes —utilizaron como símbolos, serpientes comunes, una venenosa y una constrictora— y se observan generalmente como cabellera y en los extremos del cordón del taparrabo. Los colmillos de felinos en la boca y las garras pares en los pies simboliza al felino: jaguar, otorongo, puma [Nota del transcr.:Puma concolor] o al yaguarundí [Nota del transcr.: Puma yagouaroundi]. Con estos tres animales, Chavín sugiere la universal concepción de simbolizar los “tres” diferentes aspectos de la naturaleza, evidenciándolos como “energías”, “poderes” y “vibraciones”, de la naturaleza desde el microcosmos al macro cosmos, sin querer con ellos significar a un dios o dioses, sugiriendo solamente la “Unidad”, o la “Unicidad”, el “Todo”.


Extracto de
PETRO-LEÓN, Tiberio
1997. Chavín de Huantar: Centro Chamánico. Lima: Dirección de Cultura de la Municipalidad de Miraflores.

El artículo original no contenía imágenes; las imágenes y leyendas incluidas han sido elegidas y elaboradas por Carlo Brescia.

Carátula TPetroLeon

Anuncios