Etiquetas

, , , ,

PRESENTACIÓN DE: “EL LIBRO AZUL”: ESPECIAL PUMAKAYÁN

FECHA, HORA Y LUGAR
Fecha: Viernes 02 de septiembre de 2016
Hora: 1900 hrs
Lugar: Auditorio DDC – Áncash
Huaraz, Perú

 photo 14079500_1761379084148000_2056069080724180454_n_zpsk6stx64t.jpg

 photo 14191957_1763672700585305_1138690670954958725_n_zpsflejvu5w.jpg

Estimad+s Amig+s,

El viernes pasado asistimos a la presentación de la edición Nr 8 de EL LIBRO AZUL, publicación dirigida por Gíber García Alamo en la ciudad de Huaraz. Fuimos invitados a comentar la revista a partir de reflexiones desde la cosmovisión andina.

Agradezco la invitación, agradezco esta nueva edición, agradezco por el encuentro con amigos y amigas, y agradezco también a todos los involucrados en la organización de un evento inter y transdisciplinario sobre un sitio sumamente importante para los Huaracinos. Fue inspirador ver la combinación de perspectivas: música, artes plásticas, arqueología, historia, poesía, antropología y más.

A continuación, más abajo, incluyo parte de lo que expuse y un poco más. Quería dejar por escrito y de manera compartida las reflexiones que tuve.

Atentamente,

Carlo BRESCIA
Septiembre 2016

COSMOVISIÓN ANDINA Y PUMAKAYÁN

En primer lugar, agradezco la invitación a Gíber García Álamo por esta nueva edición. Es un esfuerzo más e importante que hace para seguir construyendo y reforzando nuestra identidad como personas que residimos en Huaraz. También felicito a todas las organizaciones involucradas en la gestación de la publicación y en la organización de este evento.

Sin duda, luego de leer varios de los artículos de la revista y de escuchar las palabras de los expositores previos a mi intervención, se hace evidente que la historia de Pumakayan es la historia de Huaraz. Hay que conocerla para saber de dónde venimos, dónde estamos y a dónde debemos ir.

Ahora, el tema de la cosmovisión andina es uno de mis tantos temas de interés. Es un tema amplio y solo puedo decir algunas cosas, espero relevantes e interesantes, en esta breve exposición.

Es importante recalcar que no hay una sola cosmovisión andina. Hablar de una única cosmovisión andina es similar a establecer que existe una sola cosmovisión europea. Es reducir el concepto, encerrarlo, y también no abrirlo a posibles cambios en el futuro. Una cosmovisión es un conjunto complejo, dinámico y diverso de formas de establecerse, sentirse, relacionarse, habitar y vivir en un tiempo y un lugar.

Por ejemplo, por las profundizaciones en la arqueología, la etnohistoria y la antropología, sabemos que la cosmovisión de la cultura Chavín era diferente a la de la cultura Recuay y a la de Wari o la Inca. Y adentro mismo de estas culturas la cosmovisión debe haber cambiado también. La cosmovisión varía en función a los procesos culturales que se dan a lo largo del tiempo y varía en función al territorio en el que estos ocurren. Otro ejemplo, sabemos que los Moche hace 1,500 años tenían una relación diferente con sus muertos en comparación a las personas que construyeron Markahirka hace 1,000 años en la provincia de Huari en los Conchucos.

No obstante, hay elementos culturales de las diferentes cosmovisiones que se repiten de diferentes maneras. Elementos que se adaptan a su tiempo y lugar, y que son parte de un gran linaje andino, en relación con lo amazónico, y que forman parte del universo cosmológico originario, americano, tradicional y ancestral.

Al igual a como existe en otros continentes, especialmente en la época del origen de las civilizaciones y antes con las cosmovisiones chamánicas, la cosmovisión andina tiene -como bien lo expresa el concepto- relación con el cosmos: lo celestial y lo terrestr están en ‘danza’ con lo humano. Las estrellas y constelaciones, nuestra estrella Sol o Inti, nuestra Luna o Killa, y nuestros planetas como Venus o Llucllawaraq (‘estrella mentirosa del amanecer’), son elementos con los que el hombre y la mujer del Ande se han relacionado y se siguen relacionando hasta el día del hoy, tanto en lo cotidiano al momento de sembrar y cosechar, como en determinados momentos del año como solsticios, equinoccios y lunas llenas.

Asimismo, los fenómenos naturales como la lluvia y el rayo, las mareas, los vientos, el verano y el invierno, la sequía y El Niño son elementos con los que se relacionaron y continúan relacionándose con los seres humanos. También los elementos de la naturaleza como las montañas, las lagunas, los ríos, los puquiales, las cuevas, los agujeros en la tierra, el desierto, la puna, el valle, las plantas, los animales y más, se relacionan con el ser humano.

Y aparte de los elementos de la naturaleza y del cielo, y los fenómenos naturales, las civilizaciones en los andes han desarrollado elementos propios que son parte de sus cosmovisiones: huacas, huancas, pacarinas, malquis, apachetas, pacchas, conopas, illas y más, asociados a diferentes rituales que se dan en torno a estos elementos.

La cosmovisión andina, en general, es animista. Todo esta vivo y tiene una consciencia. Uno puede hablar con un Apu, llamar al viento y agradecer a una laguna. Todo esta vivo. La semilla se consagra, a la huanca se le reza y al cactus se le canta. Así como lo político no se separaba de lo religioso, tampoco lo sagrado se separa de lo cotidiano. Plantar una semilla dentro de la tierra en una chacra se acompaña con música y danza, es una actividad ritual y sagrada. El maíz es sagrado.

Ahora, a la pregunta: ¿Qué es Pumakayan? ¿Qué significaba o simbolizaba? ¿Cuáles eran las funciones de este lugar? La respuesta está en proceso, es una de investigación. Felizmente, eso está claro. Definitivamente es un lugar antiguo, que existió en las épocas Chavín, Recuay, Inca, en épocas anteriores a estas, y también tuvo un o varios sentidos en la Colonia y en la República. De lo anterior, deducimos de una vez y por todas, que sus significancias y usos deben haber sido variados, por lo que podemos afirmar que Pumakayán es y fue muchas cosas.

Y aún puede significar muchas cosas en el futuro. Puede tener más usos en el futuro, así como implícitamente lo tiene hoy ya que por debajo del culto al Señor de La Soledad encontramos el culto al Señor de Pumakayán. Yo enfatizaría su posición como Huaca local del distrito de Huaraz, su sacralidad en un territorio rodeado de montañas nevadas, en medio de más ríos que en ningún otro lugar del Callejón de Huaylas -los ríos Santa, Quilcay, Auquis, Paria, Casca- y en el pasado en medio de un oconal, o un lugar rico en puquiales. Sabemos, a la fuerza por el terremoto de 1970 y el aluvión de 1941, que el pueblo colonial de Huaraz se asentó en un lugar favorecido por el agua. Sabemos que el agua en la cosmovisión es sagrada: es femenina, asociada al rayo, y símbolo de fertilidad. Pumakayán y Huaraz, se encuentran en territorio sacro.

No necesitamos verificar los usos en el pasado para establecer la importancia actual de Pumakayán. Ya es importante: tenemos que continuar su investigación, recuperación, puesta en valor, apropiación y valoración por la comunidad huaracina. Creo que si valorásemos Pumakayán, un lugar ancestral en la ciudad, nuestra huaca local, valoraríamos más la ciudad, la cuidaríamos más, nos sentiríamos parte de ella, nos identificaríamos con su pasado, con su presente y con su futuro. Al identificarnos más con Pumakayan, tendríamos más identidad.

Como dice el texto principal de este vento, “Pumakayán nuestro de cada día, Salvémoslo hoy”.

Carlo Brescia
Septiembre 2016

 photo 13996298_1754694698149772_1406397668083837960_o_zpsq7iconjj.jpg
Pumakayán antes del desalojo: Junio 2016
Humberto Chávez Bayona

 photo 13925061_1754694338149808_8287940199750299664_n_zpspostpwpm.jpg
Habitantes de Pumakayán (2006)
Aquiles Rondan

 photo 13934852_1754694701483105_1101355107092067480_n_zps3bcryh3r.jpg
Pumakayán en 1970
Jorge Salazar Espinoza

 photo 13987607_1754694648149777_8522033888056906266_o_zpsstottpn1.jpg
Ciudad de los Waras: Pumakayán
Evaristo Fine Art

 photo 371a5ccb-77ac-42be-8d83-a62f449c6441_zpsnie4qurc.jpg
Presentación en el Auditorio de la DRC. Fuente: Dirección Desconcentrada de Cultura de Áncash.

 photo afa84af3-3ceb-4cdb-8f12-3ef03f2d3981_zpsevenplmt.png

Texto de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Áncash:

Lleno de compromisos y con mucho entusiasmo de trabajar sinérgicamente en favor del sitio arqueológico Pumakayán, finalizó la presentación del ‘Libro Azul: Especial Pumakayán’ e inauguración de la exposición pictórica – fotográfica ‘Pumakayán Nuestro de Cada Día, Salvémoslo’. Durante el evento la #DDCANCASH socializó las acciones que realizó y realiza en favor de Pumakayán, esclareciendo también rumores y comentarios malintencionados de su proceder en el sitio.

Contenido

ARTÍCULOS
Alberto GRIDILLA, Manuel REINA LOLI, Isaías IZAGUIRRE ALZAMORA, Augusto SORIANO INFANTE, Steven A. WEGNER, César SERNA LAMAS, Jorge GAMBOA VELÁSQUEZ, Augusto ALBA HERRERA, Marcos YAURI MONTERO

MITOS, LEYENDAS, RELATOS Y POESÍA
Octavio HINOSTROZA, Román OBREGÓN, Yehudi COLLAS, Manuel CERNA, Abdón DEXTRE, María AMEZ y Oscar ALBA

 photo 14117741_1763673720585203_3279349665881094210_n_zpsc2mkwa3v.jpg