Etiquetas

, ,

MITO 5: El Cactus Trichocereus (San Pedro, Wachuma) se molía y se inhalaba durante las ceremonias con plantas en el Centro Ceremonial Chavín de Huántar.

Por Carlo Brescia
Abril 2016

 photo los20chavin_zpsenupuoso.jpg

Durante la pasada semana santa en Chavín de Huántar, se estuvo distribuyendo una publicación financiada por la Cia. Minera Antamina que establecía lo siguiente:

Investigadores de Chavín en su mayoría, piensan que podrían ser retratos de sacerdotes, o participantes chavines, representados en el marco de rituales religiosos en donde se usaban sustancias alucinógenas (como el cactus San Pedro y otras plantas ingresadas a las fosas nasales en forma de polvo) (Antamina 2016).

La publicación no menciona al autor del texto, ni tampoco cuenta con los logos o menciones de instituciones como el Proyecto de Investigación y Conservación Arqueológica, el Instituto Andino de Estudios Arqueológico – Sociales, el Ministerio de Cultura de Perú o la Fundación Wiese.

Investigadores como Burger (1992), Rick (2006) y Torres (2008) más bien sugieren que sugiere el uso de plantas como la anadenanthera peregrina, o tal vez la anadenanthera colubrina, también llamada willka en quechua, dada la presencia de parafernalia de inhalación hallada, tal como tubos, tabletas y morteros.

Los argumentos más sólidos para establecer el uso hipotético de la willka administrada intranasalmente en Chavín son los siguientes:

– El uso más antiguo de la willka en el registro arqueológico es de 2100 a.C. (Torres 2006) en el sitio de Inca Cueva en Humahuaca, Jujuy/Argentina; esto quiere decir que la planta se conocía en el mundo andino desde esa época como mínimo. Como la parte del árbol que contiene el constituyente principal, la bufotenina (o 5-OH-DMT), está contenida en las semillas fáciles de transportar, es probable que culturas como Chavín de Huántar la hayan conocido ya que en su periodo existían redes de intercambio entre los pueblos de la costa, de la sierra norte y sur, y de la amazonía.

– El polvo de willka es inactivo en forma de bebida ya que las triptaminas que contiene son descompuestas por la enzima monoamino oxidasa (MAO) en el estómago humano si es que no se añade un inhibidor de la enzima tal como la harmina (IMAO). Los usos reportados por la etnografía y la etnohistoria son: la inhalación en forma de rapé, oralmente  (ej. mezclándola con ayahuasca que contiene IMAOs), fumada en pipas y el enema.

 photo DSC_0028_zps78958175.jpg
> Cabeza clava con emanaciones nasales, probablemente generadas a partir de la posible inhalación del rapé de willka. Actualmente en el Museo Nacional Chavín. Foto propia.

[Para saber más sobre la willka ver este post: La Willka, la Willkana y la Chicha.]

No obstante, si bien los argumentos anteriores apuntan a fortalecer el argumento de que la willka se usaba en Chavín, estos no son fehacientes o conclusivos. Por lo tanto, es importante enumerar las razones por las según las evidencias todo apunta a establecer que el cactus San Pedro / Wachuma se administraba en Chavín en forma de bebida. Estas son las siguientes:

1. FARMACOLOGÍA.- El alcaloide principal del cactus trichocereus pachanoi es la mescalina. La dosis activa para humanos es de 200 a 400 mg de mescalina. El San Pedro seco contiene entre 2% y 0.1% de mescalina por lo que se requeriría para una dosis de 350 mg de mescalina (Trout 2014) las siguientes cantidades:

– Cactus de concentración alta: 30 gr de cactus seco
– Cactus de concentración media: 50 a 70 gr de cactus seco
– Cactus de concentración baja: 350 gr de cactus seco

A tener en cuenta:
– la dosis activa de semillas de willka/cebil/yopo es de 150 mg a 500 mg, como máximo 1 gr en humanos.
– la dosis letal de cocaína es de 1,4 gr en humanos.

Si bien esnifar o inhalar 30 gramos de polvo de San Pedro no es letal, lo más probable es que ocurra el sangrado de la nariz como se ha reportado en algunos testimonios alrededor de la web (ver página de Erowid).

2. ETNOHISTORIA.- Los documentos históricos todos dan cuenta sin excepción que el cactus sagrado se bebía (Bertonio 1984 [1612], Vasquez de Espinoza 1948 [1616], Oliva 1998 [1631], Cobo 1956 [1653], León Pinelo 1943 [1656]).

[Para saber más sobre la wachuma en las crónicas ver este post: El Cactus San Pedro / Wachuma en las Crónicas Coloniales del Siglo XVII (1612-1656).]

3. ETNOGRAFÍA.– Las investigaciones realizadas por los arqueológos, en el siglo pasado y en este, todas dan cuenta sin excepción que el cactus sagrado se bebe (Polia 1996, Menacho 1998, Sharon 2004 [1978]).

4. ARQUEOLOGÍA.– Si bien en Chavín se ha hallado parafernalia de rapé (tabletas, tubos de inhalación, espatulas y morteros), también en el mismo periodo, en el Horizonte Temprano, se han hallado vasos de piedra tallados. Por lo general, las vasijas cerámicas con decoraciones tenían un carácter de mayor significación simbólica que las vasijas sin decoraciones que se encuentran en espacios domésticos. Un vaso de piedra tallado debía tener también una importancia mayor que uno de cerámica por el mismo esfuerzo que significaba producirlo. ¿Estos vasos eran usados para administrar la bebida elaborada a partir de la decocción del cactus? A los vasos de piedra como posibles contenedores de la poción habría que añadirles los cuencos y botellas cerámicas que si existen en el registro arqueológico de Chavín de Huántar.

 photo image_zpsgom4lrtu.jpg
> Vaso de piedra, estilo Cupisnique, circa 900 a 600 a.C. Fuente: Museo de Dumbarton Oaks.

 photo 8a59c0510140a04bbf624cf1ff09fbe8_zpsbzvtz1yr.jpg
> Vaso de Piedra en estilo Cupisnique, circa 900 a 600 a.C. Fuente: Museo de Arte de Cleveland/Pinterest.

En conclusión, todo apunta a establecer que la forma de administración del cactus era oral en forma de bebida elaborada a partir de la decocción del cactus. La administración intranasal requeriría una dosificación que podría dañar la nariz de los potenciales usuarios, en forma irreversible si se realiza de forma frecuente.

Carlo Brescia
Abril 2016

 photo KSP038Cbw_zpswh5fzb9o.jpg
> Botella cerámica de cuello largo hallada por Lumbreras en la galería de las Ofrendas en Chavín de Huántar en la década de los 70s. Fuente: Sharon 2000.

 photo 13062131_998436146912794_2494595039127397966_n_zps4bua7gta.jpg
> Sección del Cactus Trichocereus pachanoi.

Artículos de Interés:

Página de EROWID sobre la Mescalina

Otros Mitos y Errores Comúnes sobre Chavín:

1. La Huanca Terrorífica
2. Los Sacerdotes de Chavín
3. El Cactus San Pedro era una ‘Droga’ para manipular o para divertirse en el Templo
4. La Distopía Arcaica

Referencias Bibliográficas:

ANÓNIMO, Carta Annua
2001 [1617]. Archivium Romanum Societatis Iesu, Roma, Peru, Lettere Annue IV 1630-1651, folios 48-60.

BERTONIO, Ludovico
1984 [1612]. Vocabulario de la lengua aymara. Cochabamba: Ceres, talleres gráficos “El Buitre”.

BURGER, Richard
1992. Chavín and the origins of Chavín civilization. Londres: Thames and Hudson Ltd.
2011. «What kind of Hallucinogenic snuff was used at Chavín de Huántar?» En: Ñawpa Pacha, Journal of Andean Archaeology, Vol. 31, Nr 2, pp. 123-140.

COBO, Fray Bernabé
1956 [1653]. Historia del Nuevo Mundo. Biblioteca de Autores Españoles, 2 vols. Madrid.

COMPAÑÍA MINERA ANTAMINA
2015. Los Peruanos que supieron darle vida a la piedra. Lima.

FELDMAN GRACIA, Leonardo
2011. Coca y wachuma: sus prácticas y significados en la cultura andina y en Lima. Tesis para optar el grado de Doctor en Ciencias Sociales con especialidad en Antropología Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Facultad de Ciencias Sociales, Lima.

LARCO, Laura
2008. Más allá de los encantos – Documentos sobre extirpación de idolatrías, Trujillo (siglos XVIII-XIX). Lima: IFEA Instituto Francés de Estudios Andinos / Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

LEÓN PINELO, Antonio de
1943 [1656]. El Paraíso en el Nuevo Mundo. Comentario apologético, Historia Natural y Peregrina de las Indias Occidentales Islas de Tierra Firme Mar Océano. Tomo II, Lima.

MENACHO, Alfredo
1988. «Ritos Mágicos y Estados Alterados en el Contexto del Curanderismo de la Costa Norte de Perú». En: Documento de Trabajo IFEA, Pp. 17-26, Lima: IFEA Instituto Francés de Estudios Andinos.

OLIVA, Giovanni Anello
1998 [1631]. Historia del Reino y Provincia del Perú y vidas de los varones insignes de la Compañía de Jesús. Edición, prólogo y notas de Carlos M. Gálvez. Lima: PUCP.

POLIA MECONI, Mario
1996. “Despierta, remedio, cuenta…”: adivinos y médicos del Ande, Tomos I y II. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú / Instituto Italiano de Cultura.

RICK, John W.
2006. «Chavín de Huántar: Evidence for an Evolved Shamanism». En: Douglas Sharon, ed., Mesas & Cosmologies in the Central Andes. San Diego: San Diego Museum Of Man.

SHARON, Douglas
2004 [1978]. El Chaman de los Cuatro Vientos. 4ta edición en español. México DF: Siglo XXI Editores.
2001. «Ethnoarchaeological Evidence for San Pedro (Trichocereus pachanoi) Use in Peru». En: Eleusis, n.s., vol. 5, pp. 13-59.

TORRES, Constantino Manuel
2008. «Chavin’s psychoactive pharmacopeia: the iconographic evidence». En: Chavin: art, architecture and culture, editado pro William Conklin y Jeffrey Quilter, pp. 239-259. Los Angeles: Cotsen Institute of Archaeology at the University of California.

TORRES, Constantino M. & REPKE, David B.
2006. Anadenanthera – Visionary Plant of Ancient South America. Nueva York: The Haworth Press.

TROUT, Keeper
2011. San Pedro. Tabla presentada en Entheo Genesis Australis, Diciembre. Fecha de consulta: 06/04/2016. <http://troutsnotes.com/pdf/SanPedro.pdf&gt;.
2014. «Trout’s Notes on The Cultivation & Propagation of Cacti». En: Sacred Cacti. Botany, Chemistry, Cultivation & Utilization. Fecha de consulta: 06/04/2016. <http://sacredcacti.com/wp-content/uploads/2015/02/C2_CactusCultivation.pdf&gt;.

VASQUEZ DE ESPINOZA, Antonio
1948 [1616]. Compendio y Descripción de las Indias Orientales. Transcrito del original por Charles Upson Clark. Washington: Smithsonian Institute.