Etiquetas

, , , , ,

CRONISTAS

Cieza de León (1548)

CIEZA DE LEÓN, Pedro
1984 [1553]. Parte Primera d la Chrónica del Perú : Que tracta la demarcación de sus provincias, la descripción de ellas : Las fundacion de las nuevas ciudades : Los ritos y costumbres de los indios y otras cosas extrañas dignas de ser sabidas. Sevilla : Casa de Martín de Montesdoca.

“Entre los aposentos antiguos se ve una fortaleza grande o antigualla, que es una a manera de cuadra que tenía de largo 140 pasos y de ancho mayor, y por muchas partes de ellas están figurados rostros y talles humanos, todo primisimamente obrado, y dicen algunos indios que los ingas en señal de triunfo por haber vencido cierta batalla, mandaron hacer cierta memoria, y por tenerla para fuerza de sus aliados. Otros cuentan y lo tienen mas por cierto, que no es esto, sino que antiguamente, muchos tiempos antes que los ingas reinasen hubo en aquellas partes hombres a manera de gigantes, tan crecidos que lo mostraban las figuras que estaban esculpidas en las piedras y que con el tiempo y con la guerra grande que tuvieron con los que agora son señores de aquellos campos se disminuyeron y perdieron” (Cieza de León 1984 [1553]:271)

Photobucket

Don Toribio Alfonso de Mogrovejo

MOGROVEJO, Toribio Alfonso de
1920 [1893]. Diario de la Segunda Visita que hizo su Archidiócesis el Ilst. señor don Toribio Alfonso de Mogrovejo, Arzobispo de los Reyes. Libro de Visitas, 1593. En: Revista del Archivo Nacional del Perú 1, Pp. 401-419.

“Hay tres tiros de piedra deste pueblo (San Pedro de Chavín) una guaca de tiempo antiguo, la cual está en una fortaleza y dentro de la dicha guaca van hechos unos callejones debaxo de ella, y teniese noticia que ha sido guaca que ha tenido mucha riqueza; no se ha descubierto aunque por algunas partes della está contraminada” (Mogrovejo 1920 [1593]:412)

Antonio Vásquez de Espinoza

VÁSQUEZ DE ESPINOZA, Antonio
1948 [1616]. Compendio y Descripción de las Indias Orientales. Washington.

“Era Guaca, y Santuario de los más famosos de los gentiles, como entre nosotros Roma o Jerusalem adonde venían los indios a ofrecer, y hazer sus sacrificios; porque el demonio en este lugar les declaraba muchos oráculos y así acudían de todo el reino; ay devajo de tierra grandes salas, y aposentos, tanto que hay cierta noticia que pasan debajo del Río, y que pasa junto a la Guaca o Santuario antiguo” (Vázquez de Espinoza 1616 [1948]:458)

VIAJEROS DEL SIGLO XIX

Mariano Eduardo de Rivero y Ustariz (1840)

RIVERO DE USTARIZ, Mariano Eduardo y Jakob von TSCHUDI
1851. Antigüedades Peruanas. Viena: Imprenta Imperial de la Corte y Estado.

“A pocas cuadras de la población, se encuentran los restos de edificios antiguos, casi destruidos y cubiertos con tierra vegetal. Las paredes del esterior son de piedras labradas diferentes tamaños y puestas sin ninguna mezcla; más en el interior resultaron ser de piedra redonda con barro.

Ansioso de examinar el interior de este castillo, me introduje por un agujero, con varias personas que me acompañaron, por un agujero sumamente estrecho, y valiéndome de velas encendidas que se apagaban continuamente por la multitud de murciélagos que salían con velocidad, logré, pasando mil incomodidades y sufriendo el malo olor producido por los escrementos de estos animales, llegar a un callejón de dos varas de ancho y tres de alto. Los techos de este son de pedazos de arenisca medio labrados, de más de cuatro varas de largo. En ambos lados del callejón principal hay cuartos de poco más de cuatro varas de ancho, techados con grandes trozos de arenisca, de media vara de grueso y 2 varas a 3 de ancho. Sus paredes son de dos varas de grueso y tienen unos agujeros que presumo serían para la comunicación del aire y luz. En el suelo de uno de estos está la entrada de un subterráneo muy angosto, que según las personas que se metieron con vela hasta una distancia considerable, conducía a la otra banda del río. De este conducto se han sacado varios huaqueros, vasos de piedra, instrumentos de cobre y de plata, y un esqueleto de indio sentado. La dirección es de Este a Oeste. (Rivero de Ustariz 1851:284)

Polo de Ondegardo (1871)

POLO, Jose Toribio
1900. La Piedra de Chavín. En: Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima, Nr 9, Pp. 199-232.

“Pasando por el puente, y a cosa de un cuarto de legua, está Chavín. Aquí se encuentran las ruinas del antiguo edificio, que hasta hoy se llama El Castillo, y que a juzgar por el aspecto del terreno, por los escombros, y por el subterráneo, parece haber sido casi rectangular, como de 150 metros de largo y 60 a 70 de ancho, mirando la fachada probablemente al Este, al Puccha, y al cerro Posoc [Pojoc], que está a la orilla derecha de ese cerro y corre a un cuarto de legua del Castillo. La entrada debió de estar defendida por dos alas o baluartes que se avanzan al río, como construcciones adyacentes, dando al edificio una forma de E. Hay varias galerías y muchos cuartos, en distintas direcciones formando un verdadero laberinto, obsérvase sin embargo, que dichas galerías se cortan en el punto central, y que, aun cuando parten de allí cuatro, hay dos que parecen obstruidas intencionalmente (…) Vese en este lugar un monolito de aspecto extraño, que parece un lanzón, de 2.20 m. de alto: en su base tiene tres caras, se angosta en la parte superior, encaja en el techo y se apoya en una piedra redondeada, que le sirve de asiento o sustentáculo. Se asemeja a la cabeza de un buey, y se distinguen, grabados en bajo relieve en sus facetas, colmillos, báculos, culebras, lagartijas y aún creo que cabezas de cóndores y monos” (Polo 1900:222).

Antonio Raimondi (1873)

RAIMONDI, Antonio
2006 [1873]. El departamento de Ancachs y sus Riquezas Minerales. Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

“da pena ver el poco cuidado que tienen los habitantes del pueblo para conservar un monumento histórico de tanta importan- cia. El deseo de hallar tesoros, y el de procurarse a poca costa piedras labradas para la construcción de sus casas, los estimula destruir y reducir a escombros lo que la acción destructora del tiempo ha respetado, y los mismos que se lamentan de tamaña barbarie, poseen magnificas muestras, sacadas por sus manos del mismo castillo (…) Siguiendo el camino hacia el pueblo de Chavín, a unas pocas cuadras de distancia del agua termal se llega a un riachuelo que baja de la cordillera nevada y que se conoce como el de río Chavín. Para llegar a la población del mismo nombre se pasa por un sólido puente construido por los antiguos indios que habitaban este lugar antes que la conquista del Perú. Pasado el dicho riachuelo llama la atención del viajero una gran pared situada a un lado del camino y formada de piedras bien canteadas y reunidas entre si sin argamasa. Esta pared es una pequeña muestra de la admirable construcción. Por los restos que todavía quedan, se ve que este castillo era de forma rectangular con dos alas que se adelantan hacia el rió, de modo que, por su con- junto, forman una especie de paralelogramo abierto por un lado. Delante de las alas y casi en la orilla del río se observan dos terraplenes, que sin duda son los restos de dos fortines” (Raimondi 1973:211)

 photo LanznDumontel.jpg

> Ilustración de Dumontel en el libro de Raimondi.

Charles Wiener (1875)

WIENER, Charles
1880. PÉROU ET BOLIVIE, Récit de voyage suivi d’études archéologiques et etnographiques et notes sur l’écriture et les langues des populations indiennes. Paris: Hachette.

“Corredores de cerca de dos metros de alto por ochenta centímetros de ancho se cruzan en ángulos rectos. Ductos de cuarenta centímetros de alto por otros tantos de ancho estable- cen comunicación entre los corredores paralelo, al margen de los corredores transversales (…) Las plataformas estaban cortadas por acequias que Caín en cas- cadas de una acequia a otra, entre grandes cabezas de gres. Los canales se alimentaban por tomas de agua del río Mariash [río Wacheqsa], hoy río del Castillo que cae como furiosa catarata de lo alto de una roca y se vierte, más o menos a medio kilómetro aguas debajo de la plaza de Chavín, en el Tungurahua [río Mosna]” (Wiener 1993 [1880]:215)

 photo PuenteRioMariashpag229Wiener1880_zpsdce28269.jpg

> Puente sobre el Río Mariash/Huachecza, Chavín de Huántar

Ernst W. Middendorf (1886)

MIDDENDORF,Ernst Wilhelm
1895. PERU; Beobachtungen und Studien über das Land und seine Bewohner während eines 25 Jährigen Aufenthalts. [PERÚ: Observaciones y estudios del pais y sus habitantes durante una permanencia de 25 años]. Berlin : Meisenbach Riffarth & Co.

“Con ocasión de la descripción del Templo de Mojeque hicimos notar que en la construcción de un edificio de esta naturaleza, el acarreo y colocación de tan enormes piedras hubiera sido imposible para el reducido número de habitantes de un solo valle, y lo mismo rige con respecto al conjunto arquitectónico de Chavín. Estas obras sólo podrían haberse realizado en el curso de muchos años y con el trabajo de cientos de hombres, lo que supone la existencia de un pueblo numeroso, con un alto nivel de desarrollo cultural. Esto nos induce a relacionar las tumbas tan peculiares en las alturas de Sipa, en Andamayo (…) con las construcciones de Chavín, y a sostener que en tiempos muy remotos, mucho antes que los Incas extendieran su dominio sobre esta región, debe haber vivido entre ambas cordilleras y el curso superior del Marañón, en los valles que en conjunto se denominan Conchucos, y posiblemente, aún más hacia el Norte, un pueblo de elevada cultura, cuya estrecha relación con los pueblos de los valles costaneros es muy probable, si bien no ha sido todavía comprobada. Chavín era uno de los reinos de los señores de este reino, pero no la capital, pues el valle en este lugar demasiado estrecho y carece del espacio necesario para una ciudad” (Middendorf 1974 [1895]; vol. III: 75 ss. En Lumbreras 1989:40).

 photo TemploNuevo_zps26ceaf09.jpg

> Templo Nuevo de Chavín de Huántar, pag. 96

REFERENCIAS

LUMBRERAS, Luis Guillermo
2014. Excavaciones en la Plaza Circular y el Atrio del Lanzón en Chavín de Huántar. Lima: Instituto Andino de Estudios Arqueológicos y Sociales.

MESIA, Cristian
2008. Chavín de Huántar: Una Breve Historia (1548-2008). En: Museo Nacional Chavín. Lima: Instituto Nacional del Cultura.