Etiquetas

, , ,

Las Cruces Cuadradas Chavín y la Chakana: Arqueología e Historia

Los íconos esperan
idolatrías
o verbos melodiosos
adorables imágenes
que nacen
como sueños
entre piedras y dioses
— Martín Horta

La llamada ‘Cruz Cuadrada’ es un ícono utilizado por la cultura Chavín de Huántar que aparece en el material arqueológico en piedra de su sitio principal. Se tienen tres piezas líticas en donde están grabadas tres variantes de esta cruz: en el Lanzón Monolítico, en el Obelisco Tello y en la Estela de Yauya. Si bien existieron culturas anteriores que habitaron sitios como la Ciudad Sagrada de Caral en la costa norte de Lima o Huaca Ventarrón en Lambayeque en donde es posible encontrar muros escalonados, es en Chavín en donde encontramos el ícono en pleno y al mismo tiempo en su más temprana representación.

 photo ChakahanaHuanca.jpg> Una variación de la Cruz Cuadrada ubicada en la escultura más importante en el Centro Ceremonial Chavín de Huántar: la Hatun Wanka o Lanzón Monolítico.

En este texto intentaremos diferenciar el uso de términos como ícono, símbolo, signo o ideograma. De acuerdo a lo que hemos investigado a la fecha, no sabemos lo que simbolizaban las cruces cuadradas en Chavín por lo que es más apropiado usar el término ícono o signo que el de símbolo para referirse a ellas. No obstante, reconocemos que a partir de procesos culturales que desconocemos en detalle, la palabra ‘chakana’ se utiliza hoy en día para referirse también a estas cruces escalonadas.

Un ícono es una imagen o una representación que sustituye ya sea a un objeto o a una idea por analogía o simbólicamente. El ícono puede ser una representación simplificada o estilizada de algo que existe en el mundo visible: un animal, una planta, un lugar, o un elemento como el fuego, el agua, la tierra o el aire. Un ejemplo de este tipo de ícono es que que propone la arqueóloga Pat Knobloch quien escribió un muy didáctico artículo académico sobre el ícono de la especie botánica Anadenanthera Colubrina (llamada Willka en Bolivia, Ecuador y Perú) en las culturas Wari y Tiwanaku.

 photo Figuras1y2_zps4f1d572f.jpg

> Icóno Wari que representa al árbol de la Willka.

Asimismo, un ícono puede representar algo más que simplemente lo que existe en el mundo visible. Tal es el caso del ícono del Taijitu, que como símbolo representa los conceptos de la filosofía china del Yin Yang, o principio generador de todas las cosas.

 photo 256px-Yin_yang.svg_zpsudayei26.png

> Ícono del Taijitu. Fuente: Wikipedia.

Las Cruces Cuadradas Chavín

La primera variación de la cruz cuadrada se encuentra en la imagen al inicio de este texto, en la crisma de la escultura mayor del centro ceremonial: en la Gran Huanca o Lanzón Monolítico. En esta representación se tiene un doble círculo concéntrico y los escalones en la parte superior, inferior y laterales formando la cruz. Como huanca, esta piedra era adorada y probablemente representaba a uno de los ancestros de la comunidad ancestral. Algunos arqueólogos como Lumbreras argumentan la función del Templo Chavín como oráculo y esta piedra tallada sería el destino de las consultas a través de los miembros del culto.

Luego, es en el Obelisco Tello en donde encontramos la representación clásica: escalonada y con un círculo en el centro. El obelisco Tello actualmente se encuentra en el Museo Nacional Chavín ubicado en la parte norte del pueblo de Chavín de Huántar. Al igual que el ‘Lanzón’ y la ‘Estela Raymondi’ (en Lima), es una pieza de suma importancia, probablemente adorada al igual que las otras dos y que, esta en particular, tal vez cumplía una función de transmisión de saberes. ¿Es posible que esta piedra y sus grabados fuese parte de un ritual de iniciación a los saberes del culto? ¿De qué otra manera se puede transmitir la sabiduría acumulada a las nuevas generaciones a lo largo de 8 siglos? Hay muchos iconos en esta piedra, la cruz cuadrada es uno de ellos.

 photo Chakana_zpszlqucbsc.jpg

> Cruz Cuadrada grabada en el denominado Obelisco Tello.

Esta representación también se repite en una viga ornamental de piedra descubierta por Marino Gonzáles el sábado 19 de octubre de 1957 (2012). Este la describe de la siguiente manera:

En este sector casi rozando con los desmontes y a la mitad de la galería, se encuentra una viga muy sana… ésta en su cara principal presenta grabados muy diferentes a las piedras antes conocidas, que por el momento parece un cóndor o pez… los adornos de la primera viga o pez, que se encuentran a la altura de la cabeza, son dos cruces de formas escalonadas con un hoyo circular al centro y los otros 2 ubicados a la altura de la cola son de malta sencilla. En la superficie de esta piedra principalmente en las incisiones destacan restos de pintura de color rojo y anaranjado, posiblemente fue aplicado para hacer resaltar las ornamentaciones.

 photo DSC_0032_zpskh7kjxnw.jpg
> Dos pares de cruces cuadradas -una simple y otra escalonada- grabadas en una viga ornamental descubierta por Marino Gonzáles.

La tercera representación la encontramos en la denominada Estela de Yauya que se ubica actualmente en el pueblo de Chincho en el distrito de Yauya, provincia de San Luis en Áncash, varios kilómetros al norte del centro ceremonial de Chavín. De esta estela se han encontrado tres partes: la primera por Julio C. Tello en 1919 (en la imagen abajo), luego Julio Espejo Nuñez encontró un segundo fragmento en 1964 y finalmente una tercera pieza en 1993 (Herrera 1998). En esta estela de 3 metros de largo (en total) se aprecian dos seres antropomorfos enfrentados y justo a los lados del eje horizontal se encuentran dos cruces cuadradas de cuyos ejes diagonales emergen 4 puntas.

 photo Yauya_zpsqogewlon.jpg

> Cruces cuadradas grabadas en la parte superior del primer fragmento de la denominada Estela de Yauya hallada por Tello en 1919.

Aparte de las cruces escalonadas, en Chavín de Huántar también se encuentran cruces simples, principalmente como manchas en los felinos o en forma de aretes.

 photo Mortero Felino_zpsqdt5wt95.jpg
> Manchas de jaguar en forma de cruces simples en el Mortero de Pensilvania, según Julio C. Tello hallado Yurac Yacu al norte de Chavín (Diessl 2004).

 photo catgod_zpsciayrz9y.jpg
> Manchas de jaguar en forma de cruces simples en una de las estelas rectangulares de la Plaza Circular de Chavín de Huántar. Fuente: Human Past.

 photo _DSC0485_zpsnwh2ftwa.jpg

> Otro felino con manchas en forma de cruces simples en una estela de piedra de Chavín.

 photo Medusa20Chacana_zpsjuydjsbj.jpg

> Aretes en cruz en una estela descubierta el 2013 por el equipo de investigación del arqueólogo John W. Rick en Chavín.

La Cruz Cuadrada luego de Chavín de Huántar

Cuando llega el final de la cultura Chavín -de acuerdo a los arqueológos, aproximadamente durante el siglo IV antes de Cristo- la utilización del ícono de la cruz cuadrada continuó. Es interesante conocer que en un lugar cercano a una de las fuentes principales de caracolas Strombus galeatus y conchas Spondylus princeps (especies malacológicas valoradas por la cultura Chavín) se asentó una cultura en donde también aparece la cruz cuadrada: La Tolita. Esta cultura se desarrolló desde el 500 a.C. hasta el 500 d.C en la costa norte y costa sur, de las actuales Ecuador y Colombia respectivamente. Es decir, empezó cuando ya estaba terminando el llamado Horizonte Temprano de Chavín.

 photo DSC_0031_zpsokfnjlvm.jpg

> Personaje femenino de cerámica de la cultura La Tolita en cuya parte superior de la cabeza aparece una cruz cuadrada similar a la del Lanzón Monolítico de Chavín.

En la cultura La Tolita, al igual que en Chavín, también encontramos en la evidencia arqueológica el uso de plantas visionarias como la hoja de coca. Si bien sus representaciones en el material cultural tienden a lo figurativo, al igual que en Chavín evocan a la experiencia ritual chamánica como así también ocurre en otras culturas cercanas como en Jama Coaque (500 a.C a 1532 d.C) y en Valdivia (3500 a.C. a 1800 a.C.).

 photo hqdefault_zpsg930y7yv.jpg

> Cerámica de la cultura La Tolita con representación de la cruz cuadrada. Fuente: Youtube.

Posteriormente, en una región que fue parte de la esfera de influencia Chavín como lo fue el sitio Karwa en la región Ica, se desarrollaron la cultura Paracas y luego la Nasca. Tanto en los sitios de Karwa (que corresponde al Horizonte Temprano), como Paracas y Nasca (que corresponden al Intermedio Temprano), las culturas elaboraron textiles que se pueden apreciar hasta el día de hoy gracias a las condiciones climatológicas del desierto y un oportuno trabajo de rescate y conservación. En uno de los textiles Nasca, se encontró un textil con dos representaciones de cruces cuadradas.

 photo OR018_zpstrdiiyfb.jpg
> Textil Nasca con cruces cuadradas, siglos II d.C. a VII d.C.

Muchos de los componentes de Paracas (Cavernas) derivaron de la cultura Chavína partir del sitio Karwa (Lumbreras 2014: 33). Luego de Paracas, la cultura Nasca tiene elementos en común como el uso de plantas psicoactivas como el cactus trichocereus pachanoii, la representación visionaria en su material cerámico y un centro de gran importancia -Cahuachi- como lugar de rituales públicos y privados.

Ya en el Horizonte Intermedio, también encontramos cruces cuadradas en la cultura Tiwanaku. Esta cultura floreció a fines de la cultura Nasca y estuvo asociada a la también importante la cultura Wari en ese periodo. Esta interacción es evidente en sitios como por ejemplo Cerro Baúl en la región Moquegua en la costa sur de Perú (Williams 2001). El centro principal de la cultura fue Kalassasaya al sur del Lago Titicaca en Bolivia. Es aquí donde encontramos cruces cuadradas talladas en la piedra.

 photo f_2015-06-14_42_zpsnmy0hnvl.jpg

> Cruces cuadradas en en el Templo de Kalassasaya de la cultura Tiwanaku en Bolivia. Fuente: El Diario (Bolivia).

 photo 800px-7_Puma_Punku_zpsf9nq1uzx.jpg

> Detalle de las ruinas de Puma Punku o “puerta del puma”, al sur de Kalassasaya. Fuente: Wikipedia.

Tiwanaku tiene similitudes con la cultura Chavín en cuanto también influenció un territorio extenso alrededor de su sitio principal: Kalassaya, en la actual Bolivia. Asimismo, fue una cultura con un alto componente religioso, su centro fue lugar de intercambio de productos, incorporó huancas y cabezas clavas en sus edificios, incluyó a la deidad de los báculos en su material cultural, utilizó plantas visionarias como la willka y su arte en piedra, cerámica y madera posee las características del arte visionario similar a las de las culturas Chavín de Huántar y Nasca.

 photo Ceramica Vasija del periodo horizonte-tardio-tihuanaco-historia-de-moquegua-epoca-pre-inca-periodo-arcaico-geoglifos-de-chen_zpsgaemvymq.jpg

> Vaso Retrato de la Cultura Tiwanaku con cruz cuadrada dibujada en la frente. Fuente: Wikipedia.

La ‘Chakana’ en las Crónicas

En el momento del encuentro entre americanos y europeos, ya habían pasado por lo menos 1,500 años de la época Chavín. Es en la época de los Inkas cuando se da la Conquista en donde lamentablemente se pierde no solo gran cantidad del material cultural en metal, cerámica, textiles y madera sino también de los saberes ancestrales que habían desarrollado los diferentes pueblos andinos como civilización, especialmente acumulados en sus mujeres y hombres que incorporaban, conservaban y difundían los saberes. Estas personas fueron perseguidas, condenadas y eliminadas.

Si bien se cuenta con la cita de Bernabé Cobo y el dibujo de Pachacuti-Yamqui sobre la ‘Chakana’, es importante notar que el primero como europeo realiza una interpretación de lo que ve y oye en sus crónicas en base a lo que es él. Es decir, proyecta su propio imaginario cultural sobre una cultura ajena a la suya por lo que sus ‘lecturas’ sobre la realidad como en todas las crónicas descriptivas conllevan una multitud de sesgos cognitivos. Por otro lado, Pachacuti-Yamqui no obstante su origen indígena, sus testimonios y dibujos están influenciados por la cultura cristiana-europea por lo que el famoso dibujo del retablo en el Koricancha es ya un sincretismo. Sin embargo, lo más resaltante e interesante relacionado directamente a ambas fuentes es la designación de ‘Chakana’ a un conjunto de estrellas que existe en el cielo nocturno del hemisferio sur.

Bernabé Cobo cuenta:

En suma, de cada especie de animales conocían una estrella en el cielo, por donde son muchas las que adoraban y tenían puestos nombres y aplicados sacrificios, cuales son las que llaman topatorca, chacana, mirco mamana, miquiquiray, quiantopa, y otras; en cuyo numero entraban todas las de primera magnitud, a ninguna de las cuales dejaron de poner nombre, el lucero de la manana y tarde y los mas notables signos y planetas; y aunque las que he referido eran las causas generales, para cada cosa destas contaban los desventurados fábulas y acaecimientos inventados por aquellos a cuyo cargo estaban estos sacrificios, que como comían y se sustentaban dellos, la necesidad y pretension de que se conservase con ellos la devoción, hacían fingir cosas milagrosas, las cuales venían entre ellos de mano en mano.

Bajo podemos ver el famoso retablo de Juan de Santa Cruz Pachacuti-Yamqui de 1613 en donde aparece en el centro la palabra ‘Chakana’ asociada a la constelación Crux:

 photo cbc6c6df-daa3-4c39-b320-b8c5991b11b4_zpsvwjykedh.png

De acuerdo a Bernabé Cobo y a Pachacuti-Yamqui, al parecer la constelación ‘Chakana’ es una más de tantas por lo que no predomina sobre otras y corresponde a la constelación Cruz. No obstante, se tiene el vocabulario Quechua colonial de Gonzáles Holguín (2008) en donde la palabra ‘Chaccana’ corresponde no a la constelación Cruz sino al Cinturón de Orión o Tres Marías:

Chacana. Escalera.
Chacca na. Tres estrellas que llaman las tres marias.

Zuidema, Palao y Urton afirman que las constelaciones en el mundo andino no tienen nombres fijos, estos cambian de acuerdo a las posiciones celestiales por lo que no pueden estar asociados a una sola constelación (Pino 2012: 52).

Fray Domingo de Santo Tomás en 1560 y el Padre Ludovico Bertonio en 1612 también refieren en sus vocabularios de las lenguas quechua y aymara la palabra ‘Chakana’ para significar ‘puente’ o ‘escalera’ (Pino 2012: 50).

Como mencionamos al inicio, hoy en día a la cruz cuadrada y la constelación Cruz se las conoce popularmente como Chakana. Pero si bien en forma contemporánea este es el nombre dado, no hay manera de saber si en Chavín de Huántar, hace ya más d 2500 años, se denominaba con esa misma palabra a la cruz cuadrada. No podemos saber de manera objetiva y racional lo que significaba en ese entonces. Lo que si podemos deducir es que como ícono, al estar grabado en varias piezas importantes en un centro ceremonial, este debía de tener una simbología asociada a la sacralidad y que, al igual que en el arte visionario Chavín, su significación debía ser dinámico y polisémico.

Carlo Brescia
Octubre 2015

Agradecimientos:
A Kike Pinto por haber promovido esta discusión y reflexión aportando sus consideraciones y a Álvaro Higueras por sus comentarios al respecto.

Enlaces Relevantes:

– ARTÍCULO: Chakana: o la Búsqueda del Diseño con Otros Nombres (2014) por Alfredo Gutiérrez Borero
– ARTÍCULO: La Festividad de la Cruz y de la Chakana Cruz de los Sikuris de Lima por Eloy Uribe Taboada
– TEXTO: La Chacana, la cruz cuadrada andina, el simbolo mas importante de la Cultura Andina
– VIDEO: Chakana por Sonidos de América
– VIDEO: La Chakana – El Cosmos en la Cruz Andina por Ergasofía 4VE
– VIDEO: Cultura Tolita – Tumaco por Ruth1989ful

Referencias Bibliográficas

COBO, Bernabé
1956 [1653]. Historia del Nuevo Mundo. En: P. Mateo, ed., Obras del P. Bernabe Cobo, vols. 1, 2, Biblioteca de Autores Españoles, vols. 91, 92. Madrid: Ediciones Atlas.

DIESSL, Wilhelm
2004. Huantar, San Marcos, Chavín – Sitios Arqueológicos en la Sierra de Áncash. Lima: Instituto Cultura Rvna.

GONZÁLES HOLGUÍN, Diego
2007 [1608]. Vocabvlario de la Lengva General de todo el Perv llamada Lengua Qquichua, o del Inca. Digitalizado por Runasimipi Qespisqa Software (http://www.runasimipi.org) para publicación en el internet. Fecha de consulta: 08/10/2015. <http://www.illa-a.org/cd/diccionarios/VocabvlarioQqichuaDeHolguin.pdf&gt;.

GONZÁLES MORENO, Marino
2012. Chavín de Huántar: Diario de Campo de las excavaciones de 1957 y 1958. Lima: Instituto Andino de Estudios Arqueológicos y Sociales.

HERRERA, Alexander
1998. “Acerca de un tercer fragmento de la Estela de Yauya”. En: Perú Baessler-Archiv: Beitrage Zur Volkerkunde ISSN: 0005-3856 ed: v.46 fasc.1 p.231 – 253.

LAJO, Javier
2006 [2003]. Qhapaq Ñan la ruta inka de sabiduría. 2da edición. Quito: Ediciones Abya Yala.

LUMBRERAS, Luis Guillermo
2014. Excavaciones en la Plaza Circular y el Atrio del Lanzón en Chavín de Huántar. Lima: Instituto Andino de Estudios Arqueológicos y Sociales.

PACHACUTI-YAMQUI SALCAMAYGUA, Juan de Santa Cruz
1950 [1613]. Relación de Antigüedades deste Reyno del Pirú. En: M. Jiménez de la Espada, ed., Tres Relaciones de Antigüedades Peruanas, pp. 204-81. Asunción: Editorial Guarania.

PINO JORDAN, Ana María
2012. La Chacana: ¿Elucubración o Resignificación?. En: Pluralidades – Revista para el debate intercultural, Vol 1 / No 1 / Febrero 2012, Puno.

WILLIAMS, Patrick Ryan, Johny A. ISLA y Donna J. NASH
2001. Cerro Baúl: un enclave wari en interacción con Tiwanaku. En: Boletín de Arqueología PUCP, Nr 5. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.