Etiquetas

, , ,

Extracto del Libro: “Viajes de Antonio Raimondi y la Provincia que lleva su Ilustre Nombre en el Perú
Rósulo F. Reyes Espinoza
Lima, 2012, pag. 28

Photobucket
Foto de Antonio Raimondi (Milano, 1826 – San Pedro de Lloc, 1890), Archivo Courret/BNP

“¿Pero, cuál fue el motivo, causa o circunstancia por la que Antonio Raimondi tomó la decisión definitiva para elegir viajar al Perú, país de sus sueños desde su infancia? Para despejar esta incógnita veamos su propia confesión escrita por el sabio en su obra citada:

Un día, estando, como de costumbre en el conservatorio del Jardín Botánico de Milán, presencié por una rara casualidad el corte de un gigantesco Cactus peruvianus, el que habiéndose levantado como un monstruoso candelabro hasta el techo del conservatorio, recorría una gran parte de éste, sostenido por medio de cordeles. La mutilación de este patriarca de los cactus, que era una de las plantas de mi predilección me produjo un vago pesar, como si hubiera sido un ser animado y sensible, y esa extraña circunstancia hizo nacer en mí la primera simpatía hacia el Perú, su patria: presagio sin duda de mi futuro viaje a este país.‘”

El Trichocereus Peruvianus o Antorcha Peruana, al igual que el T. Pachanoi, es uno de los cactus utilizados por los curanderos antiguos y contemporáneos. En Chavín de Huántar es muy frecuente encontrar esta especie. Esta variedad de Cactus no suele crecer más allá de los 5 metros sin ayuda, ya que al crecer las columnas más jóvenes en las partes superiores se caen por el influjo del viento. Las partes inferiores y más antiguas son más duras.

Todas las especies de cactus son originarias de las Américas excepto una: Rhipsalis baccifera.

Photobucket

Cactus Trichocereus Peruvianus en Chavín de Huántar.

Photobucket

Detalle de Trichocereus Peruvianus en Chavín de Huántar.