Etiquetas

, , ,

Por Carlo Brescia
Fotografías del trabajo de Marcia en el V Simpósio Internacional de Esculturas de Brusque.
Brusque – Santa Catarina – Brasil

Artículo publicado en la revista
DESARROLLO, TURISMO Y CULTURA DESDE LA PERIPHERIA
Edición Julio 2005
Huaraz, Perú

Photobucket

Las esculturas en piedra dejadas por la cultura Chavín ya hace más de 2,500 años son un importante legado histórico en donde se refleja claramente la cosmovisión andina. En los zócalos, columnas y cabezas clavas se presentan seres antropomorfos con colmillos de jaguar, patas de cóndor y cabellos en forma de serpiente que parecieran aún velar silenciosamente los restos arqueológicos del Templo Ceremonial de Chavín de Huantar.

Hoy en día, Chavín en Los Conchucos sería un pueblo olvidado de no ser por las actividades extractivas y turísticas en la región. Miles de turistas nacionales y extranjeros llegan durante todo el año para visitar el Templo, mientras que camionetas bajan y suben de la mina cercana a lo largo de la carretera construida recientemente.

Un grupo de pobladores de Chavín aún hoy en día sigue esculpiendo las piedras de la zona representando las figuras en el interior y alrededores del Templo ya declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. Sin embargo, estos artesanos se han dedicado en su mayoría a copiar lo existente sin aprovechar la inmensa fuente de inspiración que es la iconografía Chavín con sus visiones fusionando elementos del reino mineral, vegetal y animal. La piedra, la wachuma y la serpiente.

Por esto, es importante contar una experiencia reciente en donde se realizaron talleres de capacitación de tallado en piedra a los pobladores de Chavín. No sólo se fortalecieron las técnicas de la actividad artesanal sino que también hubo una renovación mediante el intercambio de experiencias por parte de los locales y la directora del taller. La escultora Marcia de Bernardo vino de Brasil a través de la Asociación Ancash, institución con fines sociales y dirigida por un antropólogo peruano, Alejandro Camino Diez-Canseco.

Photobucket
“Pututu”. Los trabajos de Marcia inspirados en la cultura Chavín fueron expuestos en el Museo de Arte de Lima en febrero del 2005.

Marcia, quien tiene esculturas en piedra en España, Bélgica, Suiza y Perú, participó en este ejemplo de intervención de desarrollo relacionada a la dimensión simbólica de la cultura contribuyendo directamente al fortalecimiento de la identidad local y capacidades de los habitantes para generar ingresos propios en un espíritu de solidaridad y respeto mutuo.

Marcia, ¿Cómo definirías tu arte? ¿De qué te inspiras para tus trabajos?
Mi arte es espontáneo, es decir, veo las piedras y siento ganas de transformarlas, de crear figuras de acuerdo con el sentimiento del momento. Es inspirada en la naturaleza, en sus formas perfectas y equilibradas. Busco siempre encontrar la armonía entre las líneas y formas de la piedra.

¿Encuentras diferentes sentimientos en relación al tipo de piedra (granito, mármol, etc.)?
La obra esta siempre relacionada con el material. Cuando tocas la piedra y sientes su temperatura, cuando la golpeas y escuchas su sonido, o encuentras una veta, un cristal que te inspira algo, todo es una energía que trabaja junta. Incluso su dureza define el equipo adecuado y son las herramientas que te permiten, o no, expresar la idea en el material. Cabe al artista estar siempre atento a la esencia de la piedra y sus pequeños detalles.

¿Qué es la creatividad para ti?
Creatividad es estar siempre creando algo nuevo o experimentando una misma cosa pero de otra manera, desde otro punto de vista. Es percibir las formas que siempre estuvieron ahí en la naturaleza luego interpretarlas y crearlas con un estilo propio.

¿Cómo llegaste a Ancash?
Conocí a Alejandro Camino en Nepal en el 2002. Me encontraba en los Himalayas porque fui para encontrar a mi esposo que estaba escalando el Lhotse, a 8502 metros, con otros amigos brasileños. En el 2003 fue invitada por Alejandro a través de la Asociación Ancash a realizar una capacitación de tallado en piedra con los artesanos en Chavín de Huántar. Me quedé interesada en conocer más acerca de la cultura Chavín y vivir la experiencia de intercambiar conocimientos con los artesanos.

¿Cuál fue tu impresión del arte lítico Chavín?
El arte Chavín es increíble y me quedé fascinada con sus símbolos, creencias y dioses. Lo que más me impresionó fue la fuerza pictórica de los tallados en piedra donde se ve la expresión de poder, sentimientos e historias. En Chavín, la piedra es el lenguaje de integración del hombre con el cosmos y la naturaleza.

Photobucket

¿Cómo fueron enfocados los talleres en Chavín?
Estuve en Chavín un poco más de un mes y la capacitación de tallado en piedra tuvo una duración de 25 días. La idea del taller fue despertar la creatividad e imaginación de los artesanos para que sigan buscando nuevas formas de representar sus ideas y sentimientos a través de la escultura en piedra; que sepan que tienen la libertad de recrear los motivos de la cultura Chavín y no sólo copiarlos. Les pude hablar un poquito acerca del concepto del arte, enseñandoles imágenes de esculturas hechas en diferentes partes del mundo, antiguas y contemporáneas, e imágenes de herramientas para trabajo en piedra y equipo de seguridad.

¿Qué material de la zona utilizaron para trabajar las esculturas?
En el taller trabajamos piedras ya conocidas por los artesanos. La piedra más utilizada por ellos es la piedra ‘Pasca’, blanda para tallar, se encuentra en colores rojo y gris pero que sólo existe en pedazos pequeños. Está también la piedra ‘Arenisca’, más dura que la anterior pero buena para hacer trabajos de mayores dimensiones. Tanto en Los Conchucos como en el Callejón de Huaylas hay piedras muy interesantes para hacer esculturas.

¿Qué recibió Marcia de Bernardo de esa experiencia?
Pude percibir que el potencial de los artesanos es muy grande y los ricos y variados motivos de Chavín podrían muy bien servir de inspiración para toda una nueva generación de escultores que participen destacadamente en el futuro en su país y el extranjero. Y bueno, de mi encuentro con esta cultura milenaria rescató el tallado directo con la piedra el cual me inspiró mucho. De regreso en Brasil he tallado en mi estilo esculturas con algunos de los símbolos de Chavín: las serpientes, los cactus, el pututu, el cóndor, el jaguar y el agua.

¿Cómo encontraste a nuestro pueblo en relación con tu pueblo?
Donde vivo no tenemos nieve y el clima es más blando y húmedo. Creo que la gran diferencia es que viviendo en la Cordillera se perciben más claramente las fuerzas de la naturaleza. Todos los días se sienten las montañas, el río y el cielo muy de cerca. Como similitud puedo destacar que los que trabajan con arte necesitan de incentivos y más información sobre las muchas oportunidades y alternativas para desarrollar la creatividad en su trabajo. Como vivo en una ciudad grande, el tiempo que pasé en la Cordillera fue bueno para rescatar valores de simplicidad y reforzar el contacto con la naturaleza.

Photobucket
Marcia trabajando el Pututu.

Blog de Marcia de Bernardo: http://www.debernardo.net